Cómo dejar a un lado la susceptibilidad