Cómo dejar de ser una persona negativa
La mente puede ser metafóricamente explicada como un recipiente susceptible de ser llenado de cosas bellas o todo lo contrario. Cuando nos llenamos de belleza interior y de ideas bonitas nos sentimos en paz y en armonía con nosotros mismo y con los demás. Por el contrario, cuando nos llenamos de rabia, resentimiento, ira y pesimismo nos colocamos en el rol de víctimas. Y las víctimas se colocan a la defensiva a la espera de ser salvadas. El primer paso para recuperar la salud emocional es vaciar la mente de todo aquello que sobra porque no aporta nada bueno.

Cierra los ojos y siente. Deja de pensar y siente durante unos minutos mientras notas cómo tu respiración purifica tu cuerpo con vitaminas de esperanza y bocanadas de aire puro. Busca lugares en los que practicar el silencio. Lugares que te transporten de una forma automática a la serenidad de estar en calma. Los entornos naturales son especialmente propicios para ello. También puedes buscar un lugar de la casa que sea solo para ti.

Para vaciar tu mente de todo lo negativo selecciona tus recuerdos y focaliza tu atención en el lado más bello de tu historia. Existen muchos motivos para sentirte afortunado. Eso no significa que en tu historia no haya motivos de tristeza, sin embargo, en toda vida humana existen situaciones de dolor.

Pero la mente humana tiene una gran capacidad de sobreponerse a la adversidad, minimizando el peso del dolor. Para ello, realiza un acto consciente de vaciar tu mente de esas situaciones que te hieren, dando más protagonismo a toda la belleza que te define.

Cómo dejar de ser una persona negativa
Podemos estar tan centrados en nosotros mismos que terminamos encerrados en un bucle enfermizo. En cambio, cuando abrimos la mente para conectar con los demás, descubrimos la esencia de la vida.

Despídete de la negatividad

Es una realidad, cuando tus pensamientos son positivos tú te sentirás mucho mejor que si los pensamientos que rondan tu mente son negativos y catastrofistas. ¿Te has dado cuenta de esto? Si es así, podrás alejar estos pensamientos de forma consciente para que dejen de molestarte. Enfoca toda tu atención en aquello que está bien y te sorprenderás cómo casi sin darte cuenta empezarás a atraer a tu vida cosas buenas en lugar de tanto malo y así alejarás de tu vida casi automáticamente la negatividad.

Cómo dejar de ser una persona negativa
Nuevo lenguaje

Igual que cambias tus pensamientos, también debes cambiar el lenguaje que utilizas. Intenta que tu lenguaje tanto interno como externo, sea motivador, autoafirmante y de confianza sobre tus propias capacidades. De este modo la esperanza nunca se irá de tu lado.

Aprende de otros

Pero no de cualquiera. Fíjate en aquellos que fueron capaces de cambiar su actitud y pensar en positivo, y que gracias a eso a día de hoy tienen el mando y las riendas de su vida. Aprende de estas personas y si es necesario, pídeles consejo.

Cómo dejar de ser una persona negativa
Cree en ti

Si tú no crees en ti, ¿Quién lo hará? Sé capaz de reconocer tus méritos y date ánimos y fuerzas en los momentos difíciles. Piensa en aquellas personas que aún estando peor que tú son capaces de seguir luchando cada día para estar mejor y alcanzar sus metas. ¡Tú también puedes!

Actividades positivas

Organiza con personas positivas de tu entorno más cercano actividades que os gusten. Intenta que las personas que te rodean sean personas felices, contentas con su vida, entusiastas y capaces de luchar ante la adversidad. Este tipo de personas te podrán ayudar con su actitud a conseguir este cambio positivo.

Cuerpo y mente

No olvides el ejercicio, el buen humor, hacer amigos y pensar en los demás. Ten empatía en tu vida e intenta cada día que las personas que están a tu alrededor se sientan bien a tu lado.

Focaliza tus pensamientos y tu mente en cosas agradables que quizá en otros tiempos de costaba valorar. Celebra el presente y valora lo que tienes.

Causas de pensamiento negativo

Para poder modificar el pensamiento negativo, en primer lugar, conviene profundizar en la causa que lo produce. ¿Qué motivos de autoboicot se pueden producir? El pensamiento negativo puede estar influenciado por experiencias dolorosas previas ante las que el sujeto proyecta un futuro que sigue un esquema similar. Sin embargo, es importante recordar que el pasado no determina el futuro a modo de causa y efecto.

Cómo dejar de ser una persona negativa

La soledad

La soledad causada por la falta de amigos, aumenta el pensamiento negativo ya que la amistad produce unos beneficios de los que no se nutre aquel que tiene un teléfono que prácticamente nunca suena. La falta de amigos puede aportar una sensación de indiferencia que duele.

Postergación en la toma de decisiones

Una de las consecuencias más frecuentes del hábito de la postergación es el pesimismo que produce la sensación de fracaso por tantos retos pendientes de llevar a cabo. La postergación puede darse tanto en el plano profesional como en el plano personal. La persona no es coherente en sus hechos con sus propósitos, por tanto, al no modificar sus acciones sigue día tras día en el mismo punto.

Exceso de futuro

El pensamiento negativo aumenta a partir de un exceso de futuro que aplasta el pasado como consecuencia de esas preocupaciones que incluso, pueden ser imaginarias. Cuando una persona pasa más tiempo en el futuro que en el pasado se pierde el hoy. Por tanto, la consecuencia de no vivir el instante es la negatividad.

Cómo dejar de ser una persona negativa

Represión emocional

La represión emocional que conduce al sujeto a silenciar sentimientos, produce un nudo en el estómago y un muro en el corazón, que es causa de pensamiento negativo ante la falta de libertad interior que lleva a una persona a sentirse esclava de sí misma.

El pensamiento negativo puede modificarse pero en primer lugar, es recomendable reflexionar sobre qué es aquello que lo produce.

Consecuencias físicas del pensamiento negativo

El pensamiento negativo no puede analizarse únicamente en relación con el plano mental sino también, con las consecuencias que tiene en el plano físico. El pensamiento negativo produce una serie de consecuencias en el plano corporal que analizamos a continuación.

Cómo dejar de ser una persona negativa
Cansancio crónico
El pensamiento negativo, llevado al extremo, produce una sensación de cansancio crónico. Hasta el punto de que una persona que vive un grado de tristeza profundo puede experimentar cansancio incluso después de haberse levantado de la cama. Con frecuencia, las personas que tienen una etapa existencial marcada por el pensamiento negativo se sienten más angustiadas todavía a primera hora de la mañana que por la tarde, cuando empiezan a observar todo con una mayor tranquilidad. De este modo, el estado de ánimo varía y también, tiene su reflejo a nivel físico. La persona se siente más fuerte conforme avanza el día.

Cómo dejar de ser una persona negativa
Tensión corporal
Desde el punto de vista del lenguaje corporal, el pensamiento negativo también tiene su reflejo en forma de tensión física y rigidez. Esta rigidez también se muestra a nivel facial en la seriedad del rostro. Esta tensión corporal puede derivar en algún tipo de malestar, por ejemplo, dolor de espalda.

Quien sufre pensamiento negativo tiene una pérdida de energía que con frecuencia, no comprenden las personas del entorno más cercano. Se sienten débiles para realizar ciertas actividades. Por otra parte, desde el punto de vista de la alimentación, una persona que sufre pensamiento negativo puede caer en la trampa de comer en exceso para llenar una especie de vacío interior que parece no colmarse con nada.

Surgen dificultades en el plano laboral ya que la persona tiene dificultades para concentrarse en el trabajo cotidiano como consecuencia del ruido de los pensamientos negativos. Los pensamientos son inmateriales, sin embargo, para quien los sufre de forma frecuente, sus ideas parecen pesar toneladas.

Qué no debes hacer ante el pensamiento negativo

El pensamiento positivo es una meta a alcanzar, sin embargo, eso no significa que debas aspirar a no tener ni un solo pensamiento negativo en tu vida porque esta tarea nos aleja de nuestra verdadera esencia. E incluso, roba naturalidad y espontaneidad al propio pensamiento. Existen tres cosas que es mejor evitar ante este tipo de ideas negativas.

Cómo dejar de ser una persona negativa
Culparte por pensar de este modo
Cuando algunas personas tienen pensamientos negativos se culpan por pensar de este modo. Y la culpa conduce de una forma indirecta al deseo de reprimir esos pensamientos negativos que a su vez producen sentimientos desagradables.

Anotar por escrito estos pensamientos es una técnica sencilla que a modo de desahogo permite poner luz en la introspección. Dar un paseo para poner las ideas en orden también es un ejercicio de autoayuda sencillo para poner en forma cuerpo y mente. Los pensamientos negativos producen sobrepeso de negatividad mental y la actividad física es un ingredientes indispensable de la dieta emocional.

Cómo dejar de ser una persona negativa
Exagerar este pensamiento
Otra actitud que debes evitar cuando surge un pensamiento negativo en tu mente es exagerarlo ya que esta exageración produce el dramatismo propio del efecto lupa que magnifica una idea mental distorsionando la realidad. Al revés, para minimizar el impacto de un pensamiento negativo intenta practicar el sentido del humor para relativizarlo.

Dejar que el pensamiento negativo te impida valorar todo lo bueno
Un pensamiento negativo puede surgir de una forma automática en determinado momento. Además, en determinadas circunstancias personales, también puede surgir un pensamiento de este tipo ante un estímulo externo. En una situación de tristeza, ante una mala noticia, ante el impacto del temor pueden surgir ideas pesimistas.

Sin embargo, es muy positivo que pongas el pensamiento negativo en su contexto para no dejar que su fuerza negativa te impida apreciar todo lo positivo que hay en tu vida.

Cómo desarrollar el pensamiento positivo siendo una persona negativa

El pensamiento positivo es vital en cualquier contexto, pero especialmente, en aquellas situaciones negativas en las que hay algo que amenaza tu seguridad. No tienes que pensar en situaciones extremas para comprobar que puede que haya ciertas cosas que te desbordan en la rutina diaria. Por ejemplo, un conflicto con tu jefe. ¿Cómo desarrollar el pensamiento positivo siendo una persona negativa?

Cómo dejar de ser una persona negativa
En primer lugar, siendo consciente de que se puede cambiar. Quienes viven anclados en la idea de “soy así”, solo buscan reafirmarse a sí mismos en cada acto. Por tanto, piensa que puedes evolucionar: en primer lugar, te servirá de ayuda, hacer una visión retrospectiva de ti mismo para tomar conciencia de cuánto has cambiado en los últimos años. Por tanto, a partir de ahora, recuerda que también puedes seguir haciéndolo tomando conciencia de tus limitaciones y elaborando un plan de acción para sobreponerte a ellas.

No se puede pasar de ser un pesimista a un optimista absoluto sin un periodo intermedio, es decir, es indispensable entender que existe un proceso. En el caso de una persona negativa, lo adecuado es reducir el número de pensamientos negativos en un solo día. Este ya es un gran paso. Por ello, ante una situación, no te cierres únicamente a una idea negativa, busca otras opciones y otras alternativas que puedan servirte de ayuda. Pide consejo a una persona positiva, verás que existen diferentes formas de interpretar y de analizar una misma situación dependiendo del contexto y de la subjetividad.

Escribe un diario al menos, dos días por semana, contando cómo ha sido la jornada, únicamente, en su lado positivo y amable. Valora incluso, los placeres más pequeños, como por ejemplo, el haber podido disfrutar de tu postre favorito después de comer o el haber hablado por teléfono con tu madre. El pensamiento negativo está en tu mente, no en la realidad que está cargada de belleza.