Cómo saber si necesitas estar solo