Cómo saber si tú eres el problema