Cómo superar el sentido del ridículo