Cómo terminar con la necesidad de aprobación