¿Hay que contar la verdad a un enfermo terminal?