Cuándo dejar que otra persona siga su camino