Cuándo eres cómplice de que te hagan daño