¿Cuándo es el momento de dejar de intentarlo?