Cuando ser vulnerable es positivo