Cuándo el silencio es la mejor respuesta