Cuando tu enemigo eres tú mismo