De dónde nace la sensación de vacío