Decir que “no” sin que pase nada