Dejar de correr contra el reloj