Dile sí a la alegría y a la esperanza