El cansancio vital de las decepciones personales