El cariño, la mejor medicina emocional