El descanso emocional de estar en casa