El dolor inevitable por la muerte de un ser querido