El efecto Rashomon: la realidad no existe