Compartir

El Ello, el Yo y el Superyó

El Ello, el Yo y el Superyó

Para intentar explicar el funcionamiento de la mente humana, Sigmund Freud creó la teoría del psicoanálisis, según la cual nuestra mente está formada por tres componentes denominados Ello, Yo y Superyó. Estos tres componentes no están físicamente divididos entre sí y comparten funciones, pero también tienen rasgos muy diferenciados, lo que lleva a la generación de conflictos, muchas veces inconscientes, que se dan en el ser humano. Según Freud, cada parte tiene un contenido muy diferente.

También te puede interesar: ¿Cuándo debemos terminar una terapia?

El Ello

El Ello forma parte del inconsciente y sirve como expresión psíquica de nuestros deseos y pulsiones. Está en conflicto con el Yo y el Superyó, ya que no le dejan manifestarse plenamente.

El Yo

Actúa como mediador entre el Ello y el Superyó, intentando conciliar las exigencias de ambas partes. Su misión es poder disfrutar del mayor placer posible pero sin romper las normas que van a ser dadas por el Superyó para no entrar en conflicto con él.

También se encarga de la defensa de la mente frente a los ataques externos, con un contenido que también forma parte del inconsciente.

El Superyó

Es el que dicta las normas morales en torno a las cuales pueden moverse el Yo y el Superyó. Según Freud se crea tras internalizar las normas, reglas y prohibiciones dadas por nuestros padres. Sin embargo, no se puede ver la mente como varios compartimentos estancos, sino que sus funciones se entremezclan, dando lugar a la psiquis del ser humano.

Siguiendo esta teoría, Sigmund Freud determinó que los trastornos neuróticos tienen su origen en los impulsos del Ello que son reprimidos por el Yo consciente, ya que los considera inaceptables dentro del marco dado por el Superyó. Pero estos deseos no desaparecen, sino que quedan latentes, actuando desde la parte inconsciente del sujeto, dando lugar a las neurosis y otros trastornos mentales.

Este artículo es meramente informativo, en PsicoBlog no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.

Si deseas leer más artículos parecidos a El Ello, el Yo y el Superyó, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Psicología clínica.

Comentarios (1)

Escribir comentario sobre El Ello, el Yo y el Superyó

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Nita
Ejemplo:

Una chica llamada Camila lleva como 3 meces enamorada de un chico llamado Pablo, el problema es que Pablo tiene pareja.

En una fiesta Pablo quiere besar a Camila aún estando consciente de que tiene pareja, por lo tanto si la besa eso significaría que le estaría siendo infiel.

Por una parte el ELLO le diría al YO de Camila
"Esta es tu oportunidad, llevas meces esperando este momento, no lo dejes pasar, así que adelante, deja que te bese. Además si su pareja lo pilla capaz que lo deje por su infidelidad y así tendrías el camino libre"

Y por otra parte el SUPERYO le diría al YO Camila
"Que ni se te ocurra. Si tú fueras la pareja de él ¿Te gustaría que te fuese infiel? Obviamente te daría rabia, al igual como la rabia que llegaría a sentir su pareja si es que los ve a ustedes dos besándose. Por lo tanto en vez de arriesgarte mejor deja que aclare las cosas con su pareja primero, antes de que se le ocurra serle infiel contigo.

El Ello, el Yo y el Superyó
1 de 2
El Ello, el Yo y el Superyó