El exceso de ocupaciones tapa carencias internas