El masoquismo de sufrir por todo