El modo de ser brilla más que la belleza