El orden externo fomenta la armonía interior