El peligro de ser una persona mal pensada