El peligro de silenciar un dolor interno