El silencio te ayuda a escuchar a tu verdadero yo