El síndrome del príncipe destronado