Encontrando excusas para no actuar: la racionalización