Equilibrar el dolor y la tristeza