¿Es bueno ser muy sensible?