Es imposible romper una relación sin herir