¿Es necesario romper la relación?