Estrés crónico, cuando relajarse es imposible