El estrés produce el efecto de una olla a presión