Evitar los problemas te hace débil