Forzar el corazón como una máquina