Imitar el acento de otra persona nos ayuda a entenderla