Ir al psicólogo es un hecho normal