La alegría patológica se opone a la depresión