La autocrítica, un hábito beneficioso