La escritura, un remedio terapéutico para desahogarte