La inactividad aumenta la pereza