La pregunta más importante: ¿Por qué?