La presión por los resultados nos aleja del presente