La terapia filosófica, una alternativa al psicoanálisis