La tristeza como necesidad vital